Mitos sobre el Paracaidismo. Por Alvaro Visairas Giménez

Entre aciertos y desaciertos el paracaidismo se ha desarrollado y evolucionado para ser lo que es hoy, un importante deporte extremo de altura…adicional a ello en el proceso de desarrollo del mismo también se han formado algunos elementos de especulación, en el cual se han creado algunos falsos mitos y que hoy Alvaro Visairas desea despejar, para tener más claridad sobre lo que trata este deporte.

 

¡El paracaidismo es muy peligroso!

 

Si bien es cierto, el paracaidismo es una actividad deportiva extrema, pero menos riesgosa que muchas otras como el snowboard, esquí o escalada. Estadísticamente es menos probable que sufras algún accidente en paracaidismo que en alguna de las anteriores. Menos del 1% de los saltos son fatales. De acuerdo con el National Safety Council, una persona tiene más probabilidades de morir por un rayo o al ser picado por una abeja.

 

Te puede faltar oxígeno

 

La velocidad y la altura no son una limitante para respirar con normalidad, así que no necesitarás tanques de oxígeno ni nada parecido. Es el nerviosismo y el ritmo cardiaco acelerado lo que puede dar una sensación de “quedarse sin aire”.

 

No te avientes si te dan miedo las alturas o tienes vértigo

 

En realidad esto no debería afectar para nada. El vértigo sólo se presenta cuando hay contacto con el suelo, por tanto asomarse a la ventanilla del avión no provoca la misma sensación que mirar al suelo desde un rascacielos. Lo mismo ocurre con el Salto Tándem.

 

Cuando saltas sientes una caída repentina al vacío o el estómago casi en el pecho

La sensación es en realidad muy diferente. Cuando saltas un cojín de aire, creado por la velocidad de la avioneta, sostiene tu cuerpo conforme aceleras. Es por esto que la sensación no es de caída libre y en realidad es mucho más comparado con flotar o volar.

 

Cuando el paracaídas se abre, asciendes

Seguramente hemos visto muchos videos en los que parece justo así, sin embargo es una ilusión óptica que ocurre si hay otra persona grabando el video. Cuando el paracaídas se abre sigues cayendo, sólo que la velocidad se reduce considerablemente.

 

Estos dichos son solo especulaciones que se creen parecer ciertas, dicho en otras palabras, mitos. Pero la realidad es que estas cosas no son como parecen, y antes de hacerse una idea errónea de ello lo que aquí se sugiere es infórmate y si es de la mano de expertos, será tu mejor garantía para llevar a cabo el salto en paracaídas, según Alvaro Visairas.