En Marea, el fenómeno electoral que se evaporó | España




Iglesias y Díaz arropan al candidato de Galicia en Común a la Xunta, Antón Gómez-Reino, en un acto de precampaña en A Coruña el pasado febrero.Cabalar / EFE

Los bloques de información electoral que emiten las televisiones públicas sobre la campaña gallega sitúan como segunda fuerza en importancia, solo por detrás del PP y por delante del PSdeG-PSOE, a una desconocida coalición llamada Marea Galeguista a la que los sondeos no otorgan representación el 12-J. El protagonismo sorpresa adquirido por esta candidatura liderada por Pancho Casal, exmiembro de Podemos y productor de películas como Los lunes al sol, es la más insólita consecuencia de la ruptura de En Marea, el partido que promovieron en las autonómicas de 2016 Podemos, Esquerda Unida, Anova y las mareas que gobernaban A Coruña, Santiago y Ferrol y que logró un histórico sorpasso a los socialistas. Sus principales promotores lo abandonaron en medio de la legislatura y quienes siguen en él han fundado Marea Galeguista, a la que el CIS pronostica un 2,9% de apoyo.

Unidas Podemos y Anova, el partido de Xosé Manuel Beiras y del exalcalde de Santiago Martiño Noriega, concurren a estos comicios con la marca Galicia en Común-Anova Mareas, una candidatura que incluye a Marea Atlántica y Compostela Aberta y que se ha quedado a la cola en los bloques de información electoral de los medios públicos. Tanto Televisión Española como Televisión de Galicia consideran que la heredera del estatus de segunda fuerza es la coalición Marea Galeguista porque la ahora empequeñecida En Marea es uno de sus miembros.

La demoscopia tampoco le es propicia a Galicia en Común. El barómetro del CIS le otorga a la alianza encabezada por Antón Gómez-Reino un 7% de los votos y entre 4 y 6 escaños, lejos de los 14 representantes que obtuvieron sus promotores en 2016 cuando concurrieron como En Marea. Según estos pronósticos, la confluencia en la que se integra Unidas Podemos caería del segundo puesto al cuarto y sería rebasada no solo por el PSOE sino también por el BNG. Desde el equipo de Gómez-Reino reconocen que la celebración de esta cita electoral en plena pandemia y con restricciones sanitarias dificulta la movilización de sus simpatizantes, pero confían en darle la vuelta a estos malos augurios en lo que queda de campaña. “Sin nosotros no puede haber cambio en Galicia, el PSdeG y el Bloque están ya movilizados en números máximos”, aduce Borja San Ramón, coordinador de campaña de Galicia en Común-Anova Mareas.

Las horas bajas de la confluencia integrada por Unidas Podemos, parte del nacionalismo gallego y las mareas municipales se produce, paradójicamente, cuando una de las principales promotoras de este espacio político es ministra del Gobierno de España y una de las mejor valoradas. Yolanda Díaz, responsable de Trabajo en el Ejecutivo de coalición, fue en 2012 la artífice junto a Beiras de la confluencia que inspiró a Pablo Iglesias la fundación de Podemos dos años después.

Galicia fue un territorio pionero de esa nueva política que estalló en España tras el 15-M. El fenómeno irrumpió aparentemente de la nada en el Parlamento gallego en 2012 con Alternativa Galega de Esquerda (AGE), una innovadora alianza entre los nacionalistas de Beiras y la Esquerda Unida de Díaz que se hizo con nueve escaños. En 2015 ese espacio político logró arrebatarle al PP de Alberto Núñez Feijóo su poder urbano con las mareas municipales. Y en 2016, con En Marea, obtuvo cinco diputados en el Congreso —entre ellos Gómez-Reino— y empezó a liderar la oposición en la Cámara autonómica bajo el liderazgo del magistrado Luís Villares.

Tras aquellas autonómicas las confluencias gallegas de Unidas Podemos emprendieron la cuesta abajo. Villares acabó enfrentado con el partido de Iglesias y Anova; el grupo parlamentario se rompió en dos; y hace cuatro meses él anunció que dejaba la política. En las municipales del año pasado las mareas de A Coruña, Santiago y Ferrol perdieron sus gobiernos en favor del PSOE. Y en las últimas generales, ya con la marca Galicia en Común pero sin el apoyo de Anova, Unidas Podemos tuvo que conformarse en territorio gallego con solo dos escaños (186.000 votos frente a los 344.000 de las generales de 2016).

Beiras intervino en un acto de precampaña de Galicia en Común y se espera que esta semana aterricen en Galicia Díaz e Iglesias, que están cuadrando sus agendas como ministra y vicepresidente segundo del Gobierno. La candidatura de Gómez-Reino cree que la participación de estos “referentes” en la campaña le ayudará a remontar las encuestas. “Queremos que la gente identifique que este es el espacio político al que llevan votando desde 2012”, incide San Ramón.